¡QUE NO SON LOS MÍOS)

¡Que no,

que no son los míos!

La resina de los pinos,.

mis ojos como mis manos,

el vientre que se inunda de helechos,

la mismísima boca del mediodía

desplegando la extinción de la carne

embalsamada en esencias de romero

como los poros de las piedras

y los tendones del aire.

¿No quedarán por siempre en estos montes

los crujientes huesos

sobre los que caminan estas mariposas?

…y las jadeantes acuarelas del horizonte

consumiéndose en la luz

¿no se entregarán al sol

como atajos de colores hacia un cielo infinito?

Ni un espacio sin vida,

ni un nervio sin su plétora de nubes;

ni unos ojos,

ni tan siquiera un testigo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s